CUIDADO CON EL DULCE DE LECHE...

Por una semana tuvimos al tumbador de “Katunga”, un exitoso grupo argentino, que contaba con este morocho uruguayo en la percusión, pero la fama lo llevó a “creérsela” y fue por eso que lo despidieron de la banda. En ese momento volvió a Uruguay y no sabemos cómo se nos acoplaba en un lugar nocturno en la ciudad vieja. Comenzábamos a tocar en un escenario que ya tenia un par de tumbadoras pero él, no nos hablaba. Era un “pillado”, un “creído”, yo que sé... y nos daba mucha bronca. Como el tenía la costumbre antes de tocar de frotar las lonjas, fue así que le hicimos una gran broma. Le pusimos dulce de leche en las lonjas, y como el escenario tenía muy poca luz, subió y no nos saludó, enfiló hacia su instrumento y en el primer golpe sus manos quedaron pegadas!! Ja, ja, ja nos miró con odio y se fue y nunca mas apareció.