EL ÚLTIMO TREN....

La primera anécdota se remonta al año 1975 en nuestro primer baile. Ocurrió en el pueblo José Pedro Varela en el departamento de Lavalleja.

Increíblemente llevábamos casi una tonelada de equipos para esa actuación, no porque tuviéramos poder adquisitivo para soportar ese exagerado peso, sino porque por supuesto era una época de sonar fuerte y tapar un escenario de equipos. Fue así, que por la mañana embarcamos esa tonelada de equipos en A.F.E ocupando gran parte de un vagón de carga.

El tren salía 13:30 rumbo a José Pedro Varela. Habíamos quedado en juntarnos en nuestro lugar de ensayo una hora antes los cuatro integrantes del grupo, un sonidista y dos plomos (así se llamaban los utileros). Así fue que nos juntamos una hora antes, pero tan entusiasmados estábamos con ese primer toque que nos olvidamos de la hora, conversando y aprontando algunas cosas más.

De pronto alguien dijo "faltan 5 minutos para que salga el tren" y salimos como locos, taxi mediante llegamos a la estación central y el tren ya se había ido con toda la equipación "que nervios" así tomamos dos taxis hasta la estación Sayago pero uno de los taxis se confundió y nos llevo a Yatay, la primera estación que le sigue a Central, y también el tren había ya pasado por ahí, la suerte hizo que por segundos pudiéramos alcanzar el tren en Sayago y emprender el ansiado viaje a J.P.Varela pero no había asientos ya que era vísperas del 25 de agosto y todo el mundo se iba para afuera. Ja, ja ,ja ocho horas de viaje, el tren repleto, qué horror!! Pero al fin llegamos, muertos de cansancio y de hambre. Nos esperaba la gente del club con una camionetita pick up en donde apenas entraba la batería, no podían creer todo lo que traíamos !!. Pero bue, la ayuda fue impresionante y logramos llegar a la sala, luego armamos, cenamos y descansamos previo a la actuación, aún recordamos… esa rica parrillada, y en la mitad de esa majestual cena se nos acerca un dirigente del club y entre risas y muy buena onda nos informa que éramos la única orquesta para esa noche, queee?? Tampoco había discoteca!! queee?? y solo teníamos dos medias horas que era lo que en Montevideo se acostumbraba. Que malestar!! el lugar estaba repleto y la gente estaba ansiosa por bailar, estábamos afinando y ellos ya estaban bailando!!. Y bueno, tocamos las mismas 15 o 16 canciones toda la noche, le cambiábamos el orden, el ritmo, solos de batería, etc. etc. etc. y eran 5 horas! Nos daban quince minutos de descanso entre vuelta y vuelta ya que el público se impacientaba y querían bailar y golpeaban la mesa gritando... "la orquesta, la orquesta , la orquesta”" sin duda un inolvidable debut!!!